“El reinu que ñaz en Cuadonga, el d’Asturies, ye una apuesta independiente, un proyeutu políticu propiu d’un poder nuevu y estremáu. Pelayo nun entama denguna reconquista. España nun existía, nun podía reconquistase”

En Cuadonga ñaz el primer estáu configuráu na Península Ibérica depués del esbarrumbe del estáu visigodu. Si eso pasare’n cualisquier otra nación hestórica de la Península Ibérica esi datu sabríemoslo toos de memoria, anquen nun foremos d’ellí. La repercusión d’esi fechu dura entá, pero foi namás el primeru de munchos fechos hestóricos acaecios nel que ye ensin dubia el más llugar con más fuercia simbólica del país.

Na conferencia que tuvo llugar ayeri en Xixón los dos ponentes, Mariano Suarez y Roberto González Quevedo, desgranaron una perllarga riestra de datos antropolóxicos ya hestóricos que debuxen una Cuadonga fuertemente lligada al sentir identitariu asturianu, pero que tamién espeyen el fuerte enfotu de la monarquía española de facese col poder que remana esi símbolu. Dende 1857 Cuadonga recibió la visita de 16 miembros de la monarquía española, más la de Franco -a quien Mariano inclui na dinastía- una frecuencia qu’espeya la insistencia española de remanar pa si una hestoria que nun ye la de so.

“Siempres quinxeron enllazase con Pelayo, les monarquies débiles tienen que buscar recursos pa caltenese un discursu creyible y tratar de tapecer los orixenes vergoñosos”.

De los diez fechos hestóricos esbillaos por Mariano pa debuxar la hestoria d’Asturies al traviés de Cuadonga, cincu son hestories de trunfu con una fuerte carga identitaria asturiana y otres cincu son hestories de represión y castigu colos qu’España pretende facese dueña, non solo d’Asturies, sinón de la hestoria y la voluntá de los asturianos.

Mañana, Díi de la Nación Asturiana, repítese un d’estos actos nos que la Monarquía Española trata d’humildar al Pueblu Asturianu, con una demostración de fuercia y poder que, por cierto y comu aveza asoceder, pagamos los asturianos mesmos (más d’un millón d’euros). Y una vegada más los asturianos daremos rempuesta a esa visita na Marcha y concentración que sal mañana a les once de Les Arriondes. Porque mas allá de la folklorización y la manipulación política de la hestoria de Cuadonga, los ecos d’identidá y soberanía llatentes nel mensaxe de la cueva siguen vivos na visión del mundiu de los astures.