Mentes políticos españoles, gucardies civiles, policíes y militares homenaxeaben una Costitución monárquica, antidemocrática, que nun respeta los drechos más ellementales del Pueblu Asturianu, Andecha Astur facía un actu políticu en defensa de la República Asturiana como apueste de futuru y garante de los drechos individuales y colleutivos del Pueblu Asturianu.

VER SEMEYES

L’avezáu silenciu del Conceyu Llangréu (IU-Somos) nun impidió qu’Andecha Astur llevara alantre una reivindicación tan necesaria como sentía, llantando un pegollu con una asturina al delláu del monumentu a Belarmino Tomás en La Felguera, faciendo un actu políticu y llantando un acebu al delláu, como símbolu de futuru y resistencia.

Na mañana del 6 d’avientu, mentes los políticos “asturianos” rendíen pleitesía a la Costitución española del 78, Andecha Astur homenaxeaba al postrer marcu llegal que tuvo Asturies –el del Conseyu Soberanu- y a la figura de Belarmino Tomás como cabezaleru del mesmu.

Un gran pegollu, en cuyu interior dexóse una “cápsula del tiempu” cola reivindicación de la República Asturiana y les firmes de los ellí presentes, y del que surdía un mástil cola asturina.

Dempués de llantar el pegollu, la intervención política de Llucía Fernández ente la trentena de presones asistentes, desplicaba l’oxetu del actu, denunciando la Costitución española, por monárquica, antidemocrática y contraria a los nuesos drechos individuales y colleutivos como Pueblu, denunciando la hipocresía de los que se dicen republicanos, pero acátenla; y defendiendo la República Asturiana “como apueste de futuru, únicu marcu posible pa garantizar los drechos individuales y colleutivos de los asturianos´”,  reivindicando la continuidá d’esta col Conseyu Soberanu de 1937, presidíu por Belarmino Tomás, “un Conseyu Soberanu que foi menospreciáu pola República española, desfechu pola fuercia pol réxime facista de Franco ya ignoráu nos tiempos de la cabera reistauración de la dinastía borbónica”.

Asina mesmo afirmó “refugamos esta costitución española por tolo qu’implica pal Pueblu asturianu y refugamos tamién el futuru que mos ufren nel reinu d’España.  Cris social, preslle d’industries, perda d’identidá, despoblación, desaniciu… Basta con echar una güeyada a los presupuestos pa decatase de que pa los partíos españoles Asturies nun ye sinon un cachu más del pastel. La recuperación económica y demográfica malpenes se menciona, la Oficialidá nin siquier esiste”. Remembrando que “d’equí a venti díis fina oficialmente la minería d’Asturies, tou un ésitu pal Reinu d'España, la so sucursal del "Principado", los partíos ellí representaos y de los dirixentes sindicales que tan bien mos vendieron”.

Nesi sen, afirmó que “finando cola minería asturiana creen que van finar, non solo col texíu económicu de la fastera sinon perriba tou, con un mou de llucha y una resistencia histórica. Enquivóquense, saquen les mines d’Asturies, pero non a los asturianos, esa capacidá de llucha polo de nueso sigue equí y equí tamos nós pa demostralo”, siñalando Andecha Astur como una ferramiena d’organización pal Pueblu Asturianu “que permite xunir fuercies p’avanzar hacia una República Asturiana na que’l pueblu seya, otra vegada, soberanu”.

Pa finar, y dirixéndose a los que creen na república como auténticu sistema demoocráticu de gobiernu afirmó “El camín pa finar col reinu ye declarar la República Asturiana. Dende los pueblos del Estáu tendrán que ñacer les repúbliques que presllen la transición, finando col reinu d’España y presllando un ciclu hestóricu. Dende Asturies ñacerá la República, y sedrá soberana”.

Dempués del actu políticu llantóse un acebu- especie en pelligru d’esaniciu n’Asturies- como símbolu de futuru y resistencia, siendo un momentu especialmente prestosu que cuntó cola collaboración de los asistentes.