Andecha Astur amuesa la so refuga a trayer al oriente asturianu residuos procedentes del País  Vascu

El proyeutu de creación d'una planta de xestión de residuos na llocalidá de La Peral,en Ribadeva, alluga a Asturies a un nivel d’economía tercermundista, na que cualisquier opción, mesmo la de convertise en basorieru foriatu, ye aceutable.

Nel proyeutu contemplase la creación, a un pasu de les viviendes de La Peral, d`una planta de 10.000 m2 -de los que cubiertos taríen namás 2.167, col consiguiente impautu visual- na que se trataríen alrodiu de 113.000 tonelaes de residuos varios de calter metálicu, procedentes de l`acería y fundición que la empresa Mercantil Hierros y Metales Gutram S.l. caltién nel País Vascu y qu`enagora son procesaos na planta que tienen en Vizcaya.

Escontra lo que la empresa diz nel so proyeutu, la contaminación producida pola xestión de residuos metálicos nuna planta d’esta triba ye importante, tanto a nivel acústicu como ambiental y visual, como puede comprebase nos alrodios de la planta que per agora fai esti trabayu.

Ye propio de países subdesarrollaos encargase de los residuos producíos pola actividá industrial  –más rentable- desendolcada n`otros países. Nun somos ayenos a la necesidá de desendolcar proyeutos qu’apurran al oriente asturianu opciones llaborales, pero esto nun puede pasar por convertinos nun basorieru.

De fechu, unos de los mayores afeutaos en casu de llevase a cabu esti proyeutu sedríen precisamente los establecimientos hosteleros de la llocalidá, de los que dependen bon númberu de puestos de trabayu y que difícilmente podrán caltener los sos veceros teniendo por vecinos una chatarrería fedionda de dimensiones estraordinaries.

Lo que l’oriente asturianu precisa ye d’un desendolcu caltenible de los sos recursos que permita a la población algamar un nivel de vida dignu ensin vese forciaos a abandonar los sos llares ya ensin tener qu’aceutar opciones vergoñoses y dañibles comu la qu’agora se propón.