Con estes pallabres Miguel Ánxelu Agudo, representante d’Andecha Astur n’Uviéu calificó la decisión del Ayuntamientu d’Uviéu, con Somos ya IU nel gobiernu xunto col PSOE, de caltener la subvención a la Fundación Princesa, entamaora de los Premios Princesa de Asturias.

Pa Miguel Ánxelu, que vaigan a manifestase en La Escandalera escontra los Premios Princesa, los mesmos que-yos apurren perres de tolos uvieínos a la fundación que los organiza, supón tou un exerciciu d’hipocresía qu’espeya perfechamente cuala ye la “nueva política” que se fai n’Uviéu: “más de lo­ mesmo, con un pocu de posturéu pa la galería”.

La concesión d’una sovención de 250.000 € a la Fundación Princesa de Asturias, -un 16% menos que la concedía l’añu pasáu- supón pa Miguel Ánxelu la demostración de qu’a la hora de la verdá n’Uviéu siguen les coses igual que colos gobiernos del PP. “N’Uviéu tamos esperando pol cambiu prometíu, y namás vemos xestos publicitarios ensin conteníos reales”.

Una nuea amuesa de l'asturfobia que domeña les actuaciones del Ayuntamientu de Xixón, en concreto, y del  “Principado” en xeneral.

Andecha Xixón.- Depués d’aguantar feries d’abriles, procesiones de Selmana Santa, cellebraciones fuboleres, reggeatones, villancicos al altu la lleva y milenta atentaos acústicos y culturales más, una banda gaites toca nuna espicha, de  tardi, nun llugar afayaízu pa ello –La Plaza’l Llavaeru, en Cimavilla- y ensin estorbar el tráficu. La policía multa a los gaiteros y obliga a retirar les pipes de sidre. El mensaxe rescampla: si ye asturiano, estorbayos.

El fechu de qu'al díi viniente –güei- tuviere convocada una concentración non silenciosa por parte de la mesma Banda Gaites multada –Villa de Xixón- fai albidrar qu'a l'asturfobia vien a amestase una peculiar rabia a aquellos que tienen l’enfotu de defender los sos drechos, y con ellos los de tolos asturianos.

Qu’aneciemos en ser nós, duel-yos. Que toquemos la gaita, que falemos la nuesa llingua, que bebamos sidre, que seyamos país, duel-yos. Pero duel-yos más cuando nun mos conformamos col ámbetu folclóricu, aptu pal turismu, y reclamamos lo de nueso.